El encanto de los juegos de madera

Os cuento que hace unos días, hemos querido hacer una sorpresa a nuestras niñas. Lo decidimos dos horas antes de recogerlas en el cole un viernes. Cogimos algunas ropas, cepillos de dientes y demás, algo de comida, agua y…  una caja con bloques de madera para jugar. Y así, sin pensarlo demasiado, fuimos a un camping cercano a nuestro pueblo.

 

Al día siguiente, allí estábamos: sol, tranquilidad, silencio y los bloques. Así que, por la mañana, nos sentamos los cuatro en el suelo y empezamos a jugar. A colaborar, ofreciendo un bloque, alcanzando uno que encajaría mejor en la torre. A construir: casas, coches, estructuras soñadas, inventadas, improvisadas. Con cada bloque o pedazo de madera, con cada segundo de juego además surgían palabras nuevas, cuentos, recuerdos, canciones. Era parte del juego. Inspiraba. Además surgían emociones: enfado cuando algo no salía bien, alegría cuando una pieza encajaba perfectamente en un hueco o cuando una torre se hacía alta y sorpresa cuando esta se derrumbaba. Debo confesar que han sido momentos emocionantes e inolvidables en familia.

¿Os dais cuenta de como la indústria de los juguetes ha crecido? Y la enorme variedad que hay y de todo tipo, sobretodo de plástico: con luces, que hablan, cantan, bailan, hacen pipi, etc. ¿Os habéis dado cuenta que muchas veces a los(as) peques les gusta más la caja que el propio juguete? ¡cuántas veces nos ha pasado con nuestras niñas! Y luego, probablemente lo dejarán de lado, se quedaran sin pilas, perderan la gracia.¿Y que pasará cuando estos, de plástico, pasen al olvido? Según el Diario de León, hasta un 90% de esos viejos juguetes de plástico que los hogares españoles acumulan en cajones y armarios irán al cubo de la basura y desde allí a los vertederos. Se transformarán en foco de contaminación. Se están acumulados en nuestros mares, oceanos, en nuestro planeta y en nuestras vidas..

Con los juegos de madera, sobretodo los no-estructurados, que no condicionan el juego y permiten que los (as) peques jueguen con libertad de elección, ejercitando la creatividad como es la tabla curva, el balancín o los bloques de madera, esas cosas no pasan. No contaminan. Los(as) peques siempre podrán jugar con ellos de otra manera, según su etapa de desarrollo. Siempre podrán descubrir otras posibilidades y más a medida que van creciendo. Desarrolla el sentido del tacto, lo conectan con la naturaleza y pasan de generación a generación. Por estos motivos es que creemos tanto en estos materiales y siempre los recomendamos a la hora de regalar.

Ese fin de semana sorpresa, sin duda  ha quedado registrado en la memoria de las niñas y también en las nuestras. Un momento feliz.

¿Cuéntanos vuestras experiencias con los juguetes de madera’? Nos encantaría conocerlas.

¡Gracias, hasta la próxima!

Juliana Simeone.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *