La importancia de observar a nuestros niños

La observación ha sido el principal elemento en el trabajo realizado durante tantos años por la Dra. María Montessori. Fue a partir de sus observaciones que pudo conocer a los niños y crear sus princípios pedagógicos. Seguramente, sin la observación, no hubiese cambiado su manera de ver al niño y sí continuado con las ideas ya establecidas en aquel momento. Fue por su sensibilidad e impresionante capacidad de observación que hoy tenemos la oportunidad aprender a caminar junto al niño.

Pero, ¿qué es en realidad observar?

Observar, según el diccionario, es mirar algo o a alguien con mucha atención y detenimiento para adquirir algún conocimiento sobre su comportamiento o sus características.

En este caso hablamos de observar al niño, al ambiente donde se encuentra y de su comportamiento o reacciones en ese ambiente, entre otras cosas. Puede ser en su casa, en su clase, en el parque o en cualquier sitio donde se encuentre. ¿Qué está haciendo?

Al observarlo, de alguna manera entramos en su mundo y lo conocemos. Y al conocerlo, seremos capaces de respetarlo como individuo. Dejamos de ser el adulto que sabe, que conoce, para ser el adulto que se abre a conocer. Nos detenemos en el tiempo, nos distanciamos de nuestras ideas preestablecidas acerca del niño para crear nuevas.

Es verdad que muchas veces creemos que conocemos a nuestros hijos. Creemos que sabemos lo que le gusta hacer o con cuáles materiales le gusta jugar, por ejemplo. Nos basamos en lo que creemos que a la mayoría le gusta, que si es niña esto, que si es niño lo otro, que si tiene 5 años le regalo aquello que dicen que es ideal para su edad o lo que yo adulto creo que es lo ideal para él. Pero ¿que es lo que realmente le gusta y disfruta hacer? ¿Qué necesidades tiene? Son muchas preguntas pero es importante hacerlas y observar al niño para poder ayudarlo en su desarrollo a partir de sus necesidades. Si lo observamos atentamente, seremos capaces de crear un ambiente ideal para él donde pueda actuar de manera independiente y disfrutar de la libertad con seguridad y confianza en si mismo.

Además, nos permitirá corregirnos en nuestra labor de padres a medida que lo observamos. Nos dará elementos para continuar ayudando a nuestro peque en su proceso de desarrollo siempre respetándolo, cuidándolo y estimulando su proceso de independencia. Nos ayudará y nos guiará para seguir acompañando al niño durante el trabajo de auto construcción en el cual se encuentra.

El adulto no observará con objeto de hacer sentir su presencia o de ayudar a los más débiles con su fuerza; Observará para reconocer al niño que se dedica a concentrar su atención y para contemplar el glorioso renacimiento del espíritu” (María Montessori)

Espero que sea de gran ayuda este tema. ¡A mi me ha ayudado mucho!

Un abrazo,

Juliana Simeone.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *