Consejos para crear un ambiente montessori en casa

Esta semana, leyendo el libro “La mente absorbente” de Maria Montessori, he tenido una mezcla de sentimientos. Por un lado me sentía muy afortunada de conocer cosas tan interesante acerca de sus observaciones y experiencias con los pequeñuelos, como ella decia. Por otro lado, he lamentado no haber conocido muchas de esas cosas antes, cuando estaba embarazada de Luana, por ejemplo. Muchas cosas las hubiera hecho de otra manera: seguramente hubiera estado más tranquila en muchas etapas, algo tan importante cuando somos madres, ¿a que sí? Así que aprovecho para decir que es un excelente regalo, ojalá me lo hubiesen regalado a mí. 🙂

Pero como en la vida hay que mirar hacia adelante y nunca es tarde para hacer los cambios que creemos necesarios, me encantaría poder contarles de manera más objetiva algunos consejos para crear un ambiente montessori en casa, ¿me acompañais?

Creo que cuando se habla en crear un ambiente montessori en nuestra casa, muchos no sabemos por dónde empezar.

Lo primero que hay que tener en cuenta es el cambio de mentalidad del adulto. Papá y mamá o las personas que están a cargo de los niños deben cambiar la mirada. Sí, el bebé, el niño es capaz de hacer muchas cosas, aunque no nos parezca como adultos. A partir de este cambio, podrás continuar con estos siguientes consejos:

1- Organiza tu entorno

armario montessori a la altura del niño

Es lo primero que hay que hacer, sin ninguna duda. ¿Cómo te sientes en tu casa?¿Encuentras las cosas fácilmente cuándo las necesitas? Si como adulto tienes un sentimiento negativo acerca de tu entorno, imagínate el niño. ¡Seguro que le pasa lo mismo! Y ahora colócate al lado y a la altura de tu peque. Mira a tu alrededor y observa el espacio a partir de su mirada. Recuerda y observa la rutina familiar, ¿puede el niño participar en ella? ¿Puede coger los materiales que le gusta? ¿Tiene acceso fácil a sus libros? ¿Puede limpiarse solito sin ayuda para lavarse las manos, por ejemplo? Son muchas preguntas, lo sé. Pero es necesario hacer ese cambio para que el peque también se sienta seguro y contento en su entorno. Sobretodo en los seis primeros años de vida, los niños absorben todo, absolutamente todo del ambiente en el que viven. Lo positivo pero también lo negativo. ¡Recuérdalo!


1) Organiza su habitación: Junto al niño, organiza sus ropas en cajones, estanterías o armarios bajos para que estén a su altura y por si mismo pueda cogerlas. Coloca una cama baja para que pueda moverse de manera autónoma.

2) Disfruta de cocinar juntos: Coloca taburetes en el baño o una torre de aprendizaje en la cocina para que puedan lavarse las manos ellos solitos o ayudar en la preparación de las comidas junto a vosotros. Es una experiencia increíble que siempre la recomiendo. Y otro recuerdo importante: como adulto, intenta disfrutar del momento en sí sin preocuparte excesivamente con la limpieza o con si el peque hace o no las cosas como la harías tú. Es en el desarrollo de la actividad que está aprendiendo, no importa como quedará al final. 😉

torre de aprendizaje

3) Observa qué cosas le gusta hacer: Observa qué tipo de actividad le gusta más. Cuáles juegos le gusta más. Qué actividad cotidiana le llama más la atención. Coloca sus elementos preferidos en un mueble bajo como puede ser una estantería dónde pueda acceder fácilmente. Puedes separar por tipos en diferentes cestos o cajas para que estén organizados y que sean más fáciles de encontrar.

4) Organiza la comida: En la nevera o en la despensa, coloca a su altura cosas que pueda comer cuando las pida (por ejemplo, alguna fruta, algún bocadillo saludable, por ejemplo). Podrá él mismo cogerlas. Permite además que cuando tengan sed puedan servirse solitos, sea con jarras pequeñas ubicadas en un estante bajo o algo similar.

 5) Tómate tu tiempo:  El niño y el adulto necesitarán más tiempo para hacer las actividades. Así que la família tiene que cambiar esa mirada y re-organizar o estructurar sus rutinas pensando en el niño y en su ritmo. ¡Eso sí que todo un reto!

3) Ten paciencia:El adulto debe de ser un observador cuidadoso, respetuoso y paciente de la conquista de la independencia del niño”, dice María Montessori. Con tiempo, paciencia y cuidado, seguramente pronto harán las actividades de manera más independiente, ya véras. ¡Confía en él!

Estos son solos algunos consejos basados en mi experiencia como madre. ¿Cuáles consejos darías tú? ¿Has probado hacer un cambio de mirada hacia el niño?

Un abrazo.

Juliana Simeone.

 








Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *