Cinco características que debe tener un ambiente preparado

Hoy os quiero comentar acerca del ambiente montessori, llamado ambiente preparado y de cinco características que debe tener que considero muy importante.

Montessori habla de la importancia del ambiente que puede favorecer o obstaculizar el desarrollo del niño y de preparar un ambiente en casa y en la escuela, que ayude al niño a convertirse en un hombre y una mujer adaptado e su tiempo. Un ambiente que pueda satisfacer sus necesidades y que ofrezca medios de actividad donde puedan trabajar, explorar, imaginar, crear siempre respetando sus tiempos y ritmos interiores.

Y con esta idea, el ambiente debe de tener algunas características tanto física como psicológicas de las cuales destaco las siguientes:

  1. ORDEN: El orden es una característica física muy importante que debe tener el ambiente preparado para los niños, tanto en el nido como en la comunidad infantil. Un ambiente sencillo y en orden será consecuentemente un ambiente bello que motivará al niño a trabajar y a desarrollar sus habilidades. Si pensamos como adultos, ¿podemos razonar de forma clara en un ambiente desordenado? Pues, lo mismo pasa con los niños. Dice Montessori, “Desde el exterior, nadie puede dar al niño la concentración para organizar su psique, sino que debe hacerlo por si mismo.” (La Mente Absorbente)  Por eso creo que si el niño encuentra y se mueve en un ambiente sin orden, no podrá trabajar de manera concentrada y le será mucho más difícil aprender desde la experiencia. Tendrá dificultades para encontrar los materiales que necesita, se distraerá con elementos innecesarios, lo que será perjudicial a su desarrollo natural. O sea que un ambiente con colores agradables, con ilustraciones y cuadros en la pared de elementos reales, como animales, árboles o flores que le transmita además calma y seguridad lo ayudará en su auto construcción.

  2. AMBIENTE CON VARIACIÓN DE EDADES: Es una característica psicológica que considero muy interesante e importante. Un ambiente preparado dónde los niños puedan vivenciar situaciones con otros niños de otras edades o que están en otras etapas de desarrollo para que puedan aprender a enseñar, dónde puedan aprender entre niños a colaborar, a observar, a respetar en un ambiente de sentido social. Es un ambiente que permite que desarrollen la capacidad de reconocer y las habilidades de sus compañeros, lo que me parece muy interesante en el proceso de aprendizaje y para conocerse a uno mismo. Ayudar a otros niños creo que además es importante en la construcción de su auto estima, se sentirán útiles y valorados como individuo. Los motivará a trabajar y a desarrollarse.

  3. MATERIALES ADAPTADOS: ¡Qué importante es que el niño se sienta naturalmente parte del ambiente! Un ambiente no solamente ordenado, como ya he mencionado, pero que además tenga materiales preparados y pensados para su etapa de desarrollo, que el mobiliario sea proporcional a sus medidas, a su altura para hacer las actividades, que se sienta libre en ese espacio que es suyo. Que pueda encontrar lo que necesita fácilmente sin distracciones con materiales superfluos o juguetes. Que pueda mover algún elemento como puede ser una silla o una mesa por él mismo. Eso es uno de los factores que lo hará sentirse parte del ambiente. No es un espacio pensado para la comodidad del adulto sino que para que el adulto guie al niño y pueda observarlo. Es una característica física del ambiente que considero fundamental y de extrema importancia en el desarrollo de la independencia y confianza del niño.

  4. ENFASIS EN LA REALIDAD Y LA NATURALEZA: Un ambiente ordenado y con énfasis en la realidad y la naturaleza es un ambiente real, que permitirá al niño tener una rutina de cuidados que me parece muy importante en la construcción del ser humano. Al incluir en el ambiente elementos naturales como pueden ser las plantas y/o las flores, por ejemplo, será una motivación al trabajo de cuidado y de amor. A través de una rutina y ese trabajo del niño, desarrollará el sentido de responsabilidad. Percibirá que sus actitudes como puede ser regar una planta, tendrá la consecuencia de su crecimiento, su belleza. Y eso seguramente lo motivará. Lo mismo si hay la posibilidad de que se incluya en el ambiente algún animal para que puedan cuidarlo. Aprenderán a respetar y conocerán experimentando y trabajando, otras formas de vida.

  5. LIBRE EXPERIMENTACIÓN: Otra característica física que me gustaría destacar a la hora de preparar un ambiente para los niños es la libre experimentación. Es posible a través de un espacio físico en el cuál los niños se puedan mover de manera cómoda. Lo suficientemente grande, iluminado y ventilado para que puedan desarrollar sus habilidades de movimiento, sobretodo en los tres primeros años de vida, de manera agradable. Un ambiente dónde pueda moverse además de manera segura y construido de tal manera que el adulto pueda observar al niño desde cualquier punto. Incluso se sugiere que la construcción del espacio sea en un formato octagonal para su mejor utilización y visualización por parte del adulto que guía al niño. Y por supuesto que si el niño se desarrolla y crece en un espacio dónde puede experimentar libremente tendrá herramientas para construirse sin tanta intervención y se sentirá seguro, algo que es muy importante. Lo ideal además es que en ese ambiente de experimentación libre, pueda tener un huerto y un jardín para vivir experiencias reales e interesantes para él.

    Siempre es importante recordar que el niño recogerá todo lo positivo y lo negativo que absorba del ambiente en el cual crece. Es de nuestra responsabilidad, de esta forma, la creación de un ambiente que le sea adecuado, a sus dimensiones, a sus fuerzas, a sus facultades psíquicas. Un ambiente hermoso que lo guie y le ofrezca los medios para ejercitar sus propias facultades.

¿Cómo es el ambiente de vuestro peque?

Os mando un abrazo y feliz semana,

Juliana Simeone.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *